La inminente entrada en vigor de la Ley Crea y Crece ha sido muy bien acogida en el tejido empresarial del territorio nacional. Entre sus novedades, las más aplaudidas son la facilidad a la hora de formar Sociedades de Responsabilidad Limitada y las nuevas medidas para la lucha contra la morosidad.

La principal vía que plantea la Ley para luchar contra la morosidad es implantar la obligatoriedad de la Factura Electrónica en las relaciones comerciales de empresas y autónomos. La introducción de esta medida supondrá un esfuerzo económico inicial, pero también es una evolución en la digitalización empresarial que representará una gran inversión de futuro.

Qué dice la Ley en relación con la Factura Electrónica

Uno de los principales propósitos de la nueva normativa es la imposición del uso de la Factura Electrónica como medida para digitalizar las relaciones empresariales, reducir costes de transacción y facilitar la transparencia en el tráfico mercantil.
Se trata, además, de una medida clave para poder atajar de manera eficaz la morosidad en las operaciones comerciales. La primera condición para lograrlo es contar con información fiable sobre los plazos de pago efectivos. Para lograr el cumplimiento dichos plazos, también se han previsto incentivos para aquellas empresas que los cumplan. Estas empresas también tendrán prioridad en el acceso a subvenciones públicas. Las empresas que no cumplan con los plazos estipulados podrán ser penalizadas en la contratación pública.

La Ley también remite a desarrollar reglamentariamente los requisitos técnicos y de información que debe incluir la Factura Electrónica y los sistemas que la procesan para poder controlar la fecha de pago y determinar el promedio de tiempo en el que las empresas realizan sus pagos. Además, los emisores de las facturas deberán facilitar el acceso a los programas informáticos necesarios para que los destinatarios puedan gestionar sus facturas de manera gratuita durante el plazo general de prescripción de 4 años.

Dado que son las empresas pequeñas las que sufren en mayor medida las malas prácticas en relación con los plazos de pago, deben ser estas a las que se dirijan las iniciativas que incentiven los pagos sin retrasos. Las grandes empresas serán más controladas en lo que respecta a la gestión de los pagos a sus proveedores. Al mismo tiempo, se estipula conceder a las empresas de menor tamaño un mayor periodo de tiempo para adaptarse a la implementación obligatoria de la Factura Electrónica. Este periodo se ha establecido en 3 años para las pequeñas empresas, mientras que, para las grandes empresas, aquellas que facturan más de 8 millones de euros anuales, el margen de tiempo para la implantación definitiva de soluciones de Factura Electrónica es de 1 año, a partir de la publicación de la Ley en el BOE.

eDiversa Group y la Factura Electrónica

En los últimos años, en eDiversa Group hemos ido consolidando nuestra presencia en el mercado hasta posicionarnos como un referente en europeo como proveedor integral de soluciones para el intercambio electrónico de documentos y la gestión documental. Recientemente, la revista de tecnología empresarial CIOApplications Europe, que actúa como plataforma de debate y reflexión sobre soluciones empresariales innovadoras, ha publicado su edición especial anual, en la que incluye un ránking de las 10 mejoras empresas proveedoras de soluciones de facturación electrónica y eDiversa Group forma parte de él.

Nuestras soluciones de Factura Electrónica abarcan desde propuestas manuales, muy económicas y fáciles usar, para aquellos casos en los que se emite un número moderado de facturas, hasta portales personalizados, tanto para emisores como para receptores de facturas, que incorporan desarrollos para agilizar todo el flujo de gestión de las facturas.