El 2020 fue el año de los cambios y la adaptación por excelencia. La pandemia del Covid-19 aceleró muchos procesos. La digitalización era una de las tareas pendientes de las empresas, que se vieron obligados a atender con urgencia.

Juan Cisa, director y cofundador de eDiversa Group, nos explica su punto de vista sobre la digitalización empresarial y, por ende, el intercambio electrónico de documentos. Cisa lleva en el sector de la tecnología más de 30 años, ha vivido en primera persona la evolución de la era digital.

En marzo de 2020 comenzó una nueva etapa en las compañías y en eDiversa Group no fue diferente, el teletrabajo pasó de ser una idea a un hecho. Según Juan Cisa “hacía tiempo que desde la empresa le estábamos dando vueltas al concepto de incorporar el teletrabajo, y la pandemia agilizó este tema, ha adelantado el proceso 10 años, pero esto habría ocurrido igualmente”. La implantación de este nuevo concepto se realizó en tan solo una semana, ya que “al ser una empresa tecnológica, poner las herramientas para trabajar desde casa no fue muy complicado”, recuerda nuestro director.

Todo apunta a que el teletrabajo es una práctica que ha llegado para quedarse. Cisa realza el hecho de que “la gente se ahorra mucho tiempo en desplazamientos, pueden trabajar con más tranquilidad y menos interrupciones, además la tecnología nos proporciona muchas herramientas para substituir el contacto personal”. En eDiversa Group la acogida del teletrabajo ha sido muy positiva y ya forma parte de la “nueva normalidad”. Hemos implantado un modelo mixto de asistencia a la oficina que, según la elección de cada uno de los trabajadores, varía a partir de un mínimo requerido de un 20% del tiempo presencial.

La llegada repentina del Covid-19 provocó que muchas empresas se vieran obligadas a relacionarse exclusivamente de manera virtual o digital, por lo que su transformación digital se aceleró. En el intercambio de documentos comerciales entre empresas, Cisa afirma que “España es un país que a nivel europeo está bastante digitalizado. Hay países que no tienen implantada la factura electrónica y aquí ya es obligatoria desde 2015 en las relaciones con la Administración Pública. De hecho, este año entrará en vigor la ley que, en un plazo de tres años, hará obligatorio el uso de la efactura para todas las empresas y autónomos”.

El Covid-19 innegablemente ha provocado muchos cambios en nuestro día a día. En el mundo empresarial parecía que iba a ponerlo todo patas arriba, pero al final solo se ha acelerado un proceso que ya se estaba empezando a poner en marcha. Aunque para eDiversa Group el proceso de digitalización ha sido relativamente rápido, muchas empresas perciben este cambio como algo muy complicado.